La familia de un joven fallecido acusó que los policias se excedieron

POLICIALES 27 de septiembre de 2019 Por
En la fuerza, en tanto, señalaron que sólo evitaron disturbios.
Ver galería jugadora de fulbo
1 / 2 - LESIONADA. Rocío Correa, jugadora de la Selección de fútbol, resultó herida.

“Escuche mi dolor, es mi hijo el que va ahí, en el cajón”, le suplicó Valeria Rodríguez a uno de los policías que disparaban balas de goma en medio del cortejo fúnebre. “¿Sabe qué hicieron? Me ramearon de los pelos”, agregó la mujer, casi afónica por tanto llorar. Valeria tenía manchas de sangre en su ropa como consecuencia de los tres disparos de postas de goma. Su marido, Sergio Marcelo Correa, se levantó la remera y se arremangó el pantalón para mostrar 10 perdigonadas, y a su hija, Rocío Correa, le corría un hilo rojo por el brazo izquierdo.

Todo sucedió ayer a la tarde, cuando trasladaban los restos de Sergio Correa al Cementerio de La Paz. El joven tenía 17 años y el miércoles a la mañana murió atropellado por una camioneta cuando circulaba a caballo por la autopista Tucumán-Famaillá. Fuentes de la Policía informaron que los incidentes se registraron porque los acompañantes protagonizaron disturbios.

“Antes de que el acompañamiento saliera de la casa, en el barrio San Felipe, se acercó el comisario de la 9ª para decirnos que no hagamos tiros ni nada”, contó el padre de la víctima, quien -según dijo- le explicó que solo pondrían música porque a su hijo le gustaba mucho el cuartetero Walter Salinas.

cortejo funebre

“Era un acompañamiento grande y adelante iba un auto con parlantes, donde sonaba la música”, describió el hombre. “Cuando íbamos por la avenida Independencia y Constitución -continuó-, ese auto se quedó sin nafta y bajamos algunos para tratar de sacarle combustible a otro vehículo y ponerle, pero ahí se acercó la Policía y nos pidió que avancemos”.

Según ese relato, todo se complicó cuando intentaron empujar el auto para que arrancara y los uniformados comenzaron a hacer tiros al aire. “Les trataba de explicar lo que estaba pasando, les hablaba con mucho respeto, pero una mujer policía me pegó con la cachiporra en el brazo”, contó Rocío, quien había viajado desde Buenos Aires para despedir a su hermano: ella juega en San Lorenzo de Almagro y la Selección de fútbol.

La joven de 19 años dijo que en ese momento aparecieron unos 20 policías y les dispararon a todos. “Corríamos y nos seguían haciendo disparos. Hay por lo menos 15 heridos. A un tío mío le pegaron 25 tiros”, agregó.

Fuente: La Gaceta

Te puede interesar