Nunca recibimos ayuda: llegamos a comer comida del basural, aseguró la mamá de Mateo

SOCIEDAD 05 de abril de 2019 Por
Analia Silva la mamá de Mateo, el niño que les habló a los Concejales, asegura que ella y su familia viven de la que traen del basural de Concepción.
Ver galería Mateo
1 / 2 - Analia la mamá - Isaías y Mateo

El niño del que gran parte del país habla, vive en el seno de una familia en el barrio 1ro de Mayo II de la ciudad de Concepción, sus padres Analia Silva (40)y Pedro Gómez de (36), y completa la familia su hermano mayor, Isaías de solo 9 años.

VientosTucumanos, fue recibido por la familia y se pudo entablar una charla muy amena a pesar de las difíciles situaciones que nos comentaron, que les toca vivir a diario. Durante gran parte de la charla, tanto Mateo, como su hermano Isaías, jugaban alegremente con sus mascotas, (un par de conejos), que ellos mismo compraron con su trabajo. Juntamos latas de aluminio en el basural, luego la compactamos y la llevamos a venderlas, nos dan $15 por cada kilo, juntamos $140 y enteramos con $10 que nos dio nuestra madre, para poder comprar a los conejos. Relató orgulloso Mateo junto a su hermano. 


Sobrevivimos con lo que traemos del basural, aluminio, cobre, bronce, pero tiene que ser en cantidad, lo que significa mucho trabajo. Mi marido no tiene trabajo, arranco diciendo en la charla, Analia, la mujer que portaba una olla para hacerse escuchar en la última visita al H.C.D. de Concepción.

Analia continúa con el relato, diciendo,  en algunos momentos llegamos  a comer comida del basural, (se lo juro por Diosito), tanto ella como su pareja, Pedro, aseguraron en más de una oportunidad, no haber recibido ayuda alguna por parte de la municipalidad de Concepción.

Nosotros la luchamos como sea, si tienen que comer ellos (Mateo, Isaías), eso es lo importante, ya que nosotros nos arreglamos con unos mates. Jamás nadie nos dio nada.  

Por su parte el jefe de familia, Pedro, pidió que le facilitaran una maquina cortadora de césped o una  bordeadora, para poder alimentar a sus hijos, yo quiero trabajar, necesito trabajar. si ahora el municipio me puede dar trabajo en alguna obra, yo trabajo. 

Por último Analia, nos mostro el dormitorio (un solo dormitorio), donde aseguró que duermen los dos niños,  ya ella y su esposo, tiran los colchones en la cocina. Por último, resalto que nunca recibieron ayuda de la municipalidad de Concepción, y paso a mostrar los colchones, (muy mal estado) aclarando que son los que pueden rescatar del basural de la ciudad. Nunca nos dieron nada, finalizó Analia con su relato.  

Te puede interesar