Hogar de Cristo: Trabajamos todos los días por el sueño de la casa propia

SOCIEDAD 28 de mayo de 2019 Por
La institución que se formó hace un año en Parroquia Catedral asiste diariamente a más de 100 personas en situación de calle. Trabajan con beneficios y piden ayuda a voluntarios para concretar la segunda etapa de la “casa propia”.
photo_2019-05-28_07-10-02
Integrantes del Hogar de Cristo Madre Inmaculada - Catedral Concepción

En el día de la Patria, el sábado 25 de Mayo, los integrantes del Hogar de Cristo Madre Inmaculada, estuvieron reunidos para lograr el encuentro y la ayuda entre todos para poder estar más cerca de concretar un sueño como es la construcción de la casa propia.

Se prepararon y recaudaron fondos: vendieron cosas dulces, panchitos, gaseosa y la gente que asistió a los festejos patrios desde horas de la mañana, se acercó a colaborar durante todo el día. “Fue fructífera y le queremos agradecer a todos los que nos colaboran para que el Hogar siga caminando” contaron a Vientos Tucumanos, parte de la comisión organizadora a quienes consultamos sobre el actual trabajo de este grupo de voluntarios.

59948942_2419564424945348_8099255636656652288_o

-          ¿Qué es el Hogar de Cristo?

Es una Institución que nació hace un año en Catedral, donde recibimos a toda la gente en situación de calle. Se le da un plato de comida, contención y amor. Tratamos de orientarlos un poco en su vida y nuestro lema es: “Recibimos la vida como nos la traen”.

-          ¿Cuántas personas aproximadamente ayudan el Hogar de Cristo Madre Inmaculada?

Nosotros recibimos para el almuerzo entre 85 y 100 personas. En la noche salimos a trabajar con los chicos de la calle, grandes y niños, gente recuperada de las adicciones que incluso hoy también son voluntarios y ayudan en el Hogar prestando servicios a los demás. Así tratamos de sacarlos de esa vida riesgosa de todas las noches y tratamos de escolarizarlos para llevar una mejor vida, una vida digna.

Somos una familia de 120 personas. Tenemos distintas actividades:

MÓVIL NOCTURNO: los asiste en la calle con abrigo y con café.

MÓVIL DIURNO: visita a todas las personas que asisten al hogar (martes y jueves)

Todo esto se sustenta gracias a la ayuda de los “socios voluntarios” y también como hoy que el Intendente nos ha dejado poner este puesto para vender y Monseñor nos ha dado el espacio (garaje del Obispado) para poder vender todo lo que hemos preparado.

Necesitamos muchas cosas, porque estamos construyendo una casa propia. Tenemos ya casi terminada la primera etapa, si finalizamos la segunda etapa, podremos brindar muchos más servicios. Toda la semana estamos asistiendo actualmente, sea día o noche. Con nuestra casa lista, podríamos tener actividades de lunes a lunes para ayudar a la gente a salir de las calles.

Actualmente trabajamos en red o conjunto con Tribunales, Catedral, Municipio y entidades de San Miguel de Tucumán, porque la idea es que sea una gran familia.


En diálogo con este diario, dos de los voluntarios que pudieron salir del camino de la droga comentaron su experiencia e invitaron a la gente a sumarse a esta loable tarea.

Testimonio 1:

Yo soy correntino, y acá con la gente de concepción estoy muy agradecido, porque podemos compartir y charlar. Soy un viajante que haciendo artesanías voy conociendo lugares, como su ciudad. Hace seis meses que estoy aquí, encontré contención con esta gente y me he recuperado de la droga gracias a Dios. Vamos todos los días a una iglesia a orar, conocimos a Cristo y queremos seguir por este camino.

Testimonio 2:

Mi nombre es Luis, soy un chico que estaba mal en la droga, ahora gracias a Dios y al Hogar de Cristo salí de ese lugar y situación y ahora estoy yendo a una Iglesia Evangélica. Hace dos meses que no consumimos nada y seguimos en la lucha. Esto lo hago para recuperar mi familia. Soy de San Miguel de Tucumán, llegue aquí con un amigo haciendo malabares, ahora trabajo en el bar de la RefiShop y ahí continuamos luchando con mi amigo.

Ahora soy servidor del Hogar de Cristo, ayudo con lo que más puedo. Con esta gente encontré cariño y amor, me enseñaron a como ser con la gente. Me quiero quedar aquí. Busco un lugar para alquilar también para poder traer a vivir conmigo a mi hija de 4 años. Lo que más quiero es recuperar mi familia. Dios va a querer que cumplamos con la casa propia del Hogar para poder ayudar a muchos chicos, que están en una situación difícil.

Cuando vuelvo a mi ciudad, mis amigos de antes me invitan a consumir, pero yo los invito al Hogar de Cristo para cuando quieran cambiar y mejorar en sus vidas. Cuando lo tenes a Cristo queres seguir y tenerlo en tu vida siempre.

“El Hogar de Cristo está abierto para todos los que se quieran sumar y ayudar. Estamos en redes sociales, nos encuentran en salón parroquial de Catedral o también podemos dejar nuestro número de whatsapp para recibir ayuda o para que se sumen como voluntarios 3865643746. Los esperamos, muchas gracias a todos”.  

Te puede interesar