Fue a la morgue a despedirse y encontró que su hija estaba viva: la historia desconocida detrás del caso que conmocionó al país

SOCIEDAD 05 de agosto de 2019 Por
Luz Milagros nació a los seis meses de gestación, la dieron por muerta y pasó más de 10 horas en una cámara de refrigeración de la morgue. Cuando su mamá abrió el ataúd, la beba lloró "como un gatito"
milagros
Cuando su mamá abrió el ataúd, la beba lloró "como un gatito"

La muerte que no fue

Le habían diagnosticado una complicación del embarazo llamada "placenta previa oclusiva total" y Luz, su hija, venía de cola, por lo que era "una cesárea cantada". El 3 de abril, sin embargo, "me hicieron un monitoreo, dijeron que no sentían los latidos y me llevaron de urgencia a la sala de partos. Mientras monitoreaban, me preguntaron cuántos hijos tenía, y les contesté 'cuatro'. La respuesta fue 'Ahhh, bueno', como quien dice 'ya tenés un montón, uno más, uno menos…'".
Según el relato de Analía, una de las dos doctoras le puso una chata y le dijo a la otra: "Dejala, que lo expulse sola". "Yo tenía un cansancio terrible, vomitaba algo verde, quería ayudar a nacer a mi hija pero me era imposible".
Luz nació a las 10.20 de la mañana del 3 de abril. Al mediodía y mientras Analía se recuperaba, entró una médica: "Me preguntó: 'Mamita, ¿quién va a anotar a tu beba? Así que yo le dije que buscara al papá afuera y sentí alivio, pensé que estaba todo bien. Pero al rato volvió otra y me preguntó: '¿Vas a querer saber la causa de muerte de tu hija?'".

Dice Analía que entró en shock y que, aunque su entonces marido ya lo sabía, nadie de la familia había visto el cuerpo de la nena y constatado la muerte. Lo que siguió fue una tarde eterna y demoledora: una familia que debía estar celebrando pero estaba presentando un certificado de defunción en el cementerio local.

"Como a las 10 de la noche reaccioné y dije que quería ir a la morgue a despedirme de mi hija". Analía caminó lentamente por los pasillos del hospital, acompañada por su entonces marido, su hermano y su cuñada. "Sacaron el cajoncito de una cámara de refrigeración y lo pusieron sobre la mesada. Nadie quería ver, me pedían que no la viera para que no me quedara con esa imagen, pero yo quería despedirme", sigue.

La caja de madera blanca estaba cerrada y el papá de Luz necesitó una barreta para hacer palanca y abrirla. "Cuando logró abrirla dio un paso para atrás, todos se alejaron. Luz estaba tapada con una tela vegetal, yo la fui corriendo como en cámara lenta. Primero le vi la manito miniatura y se la agarré. Después vi que tenía el cuerpito morado y se le había formado escarcha. Cuando le destapé la cara, me estaba mirando. Tenía los ojos brillantes y lloró, una especie de llanto de gatito".

Te puede interesar