Frente de Todos: Cerró su campaña con un abrazo entre Cristina Kirchner, Alberto Fernández y Sergio Massa

POLITICA 08 de agosto de 2019 Por
Rosario: Cristina Fernández hizo dos bromas y se emocionó. Alberto Fernández se ocupó de los temas de fondo. Y Sergio Massa entró a escena en el momento justo.
Cristina 2
Cierre de campaña en el monumento de la bandera en Rosario

Cristina Fernández hizo dos bromas y se emocionó. Alberto Fernández se ocupó de los temas de fondo. Y Sergio Massa entró a escena en el momento justo. Axel Kicillof saludó con los dedos en V y arengó los cantos de tribuna. El economista fue uno de los más ovacionados. Junto a ellos Matías Lammens debutó rodeado de gobernadores y fue el único a quien el precandidato a presidente mencionó por su nombre: "Siempre le digo a Matías que es un porteño muy federal". Debajo hubo muchos dirigentes políticos de peso. Varios intendentes bonaerenses como Martín Insaurralde, Julio Zamora, Mariano Cascallares, Gustavo Menéndez, Gabriel Katopodis, entre otros, sacaron fotos, cantaron y aplaudieron, por momentos eufóricos, entusiasmados con lo que sucedía arriba. Insaurralde fue uno de los más contentos.

En el cierre de campaña se percibió que Cristina Fernández de Kirchner quiere ganar la elección. Alberto Fernández quiere ganar la elección. Y también Sergio Massa que empuja a todos con la necesidad de reforzar la próxima etapa para ganar en primera vuelta. El balotaje puede ser un riesgo en una Argentina polarizada.

Cristina 4
Como era de esperar fue ella quien arrancó saludando a Rosario como si se tratara de un show y no de un acto político. Dudaba sobre usar un micrófono vincha pero agradeció a Alberto Fernández que le hubiera propuesto usarlo en lugar de uno de mano. Chicaneó a María Eugenia Vidal, sin nombrarla. "Ellos o ellas (estiró el pronombre femenino y lo acentuó) que piensan que los chicos pobres no tienen que llegar a la universidad pública", apuntó. Y reivindicó el acercamiento "con otras fuerzas que estuvimos distanciados o de las que recibimos críticas. Era necesaria la unión de todos". E hizo un mea culpa al advertir que "ningún dirigente político duerme en la calle, ni comen una sola vez al día o salteado".  "Los que pasan estas penurias es el pueblo, entonces los dirigentes tienen la obligación moral de ponerle fin a esta situación", continuó. Al final, elogió a Alberto Fernández, el primero que recibió su beso cuando se despidió. El segundo beso fue para Axel Kicillof que tuvo que advertirle que se oía lo que decía. CFK miró al costado, hizo señas con sus dedos como si fueran una tijera para que le cortaran su audio y avidó que no diría malas palabras "porque después me graba la AFI" en referencia a las escuchas de llamadas entre ellas y su ex secretario general, Oscar Parrilli, que volvió de Neuquén, donde es precandidato a senador, para acompañarla.
A un costado del escenario se escondieron algunos colaboradores y también Felipe Solá que durante todo el día acompañó a Alberto Fernández en sus reuniones, conversó por la tarde con Massa y se irá con ambos este jueves a Córdoba donde se concretará el cierre final de la campaña antes de la veda con un acto en el Orfeo. Desde allí viajó a Rosario el presidende del PJ de Córdoba Carlos Caserio.

Cristina 1
Alberto Fernández no despierta la misma emoción que su compañera de fórmula. Lo sabe, lo admite y no lo toma a mal. Sin embargo varias veces lo interrumpieron para cantarle a viva voz "Alberto presidente". En su discurso fue a lo seguro y repitió algunos conceptos como que entre los bancos y los jubilados vota por los jubilados, entre la especulación y los que trabajan vota por los que trabaja y así las sucesivas comparaciones habituales en él. Reivindicó también su reencuentro con Cristina y dejó algunos slongans. "El futuro no es mañana, es hoy" fue uno de ellos. "Nunca los voy a defraudar" prometió mientras detrás suyo la ex presidenta intentaba arrojar besos disimuladamente a quienes vivavan su nombre. "Si un día me ven claudicar salgan a la calle a decirme que les estoy fallando", pidió en un contrato imaginario con las más de 100 mil personas asistentes, cifra calculada por los organizadores.

Te puede interesar