"No somos huérfanos, desheredados, somos hijos y miembros de la familia de Dios"

RELIGION 10 de mayo de 2020 Por Vientos Tucumanos Noticias
Mons. Melitón Chávez, habló de Jesús Camino, Verdad y Vida que nos guía a la casa del Padre.
Melitón
Mons. José Melitón Chávez - Obispo Diócesis de la Santísima Concepción

Homilía de la Misa dominical en la Iglesia Catedral de la Diócesis de la Santísima Concepción, del Obispo José Melitón Chávez.   

Queridas familias, queridos amigos privados de la libertad, queridos jóvenes, queridos ancianos, estamos en la quinta semana de este tiempo pascual y la palabra de Dios hoy está llena de una realidad presente y a la vez también de una promesa.

Cuando Jesús les dijo a sus amigos, a sus apóstoles en la noche de la ultima cena, donde ellos ya percibían un poco lo que se venía,  la Pasión de Jesús. Empezaron a sentir miedo y por eso Jesús les dice, no se inquieten, que su corazón no tiemble, como nos pasa a nosotros cuando tenemos un peligro cerca, tenemos una mala noticia, pierde estabilidad todo nuestro ser por ese temor, por esa angustia, entonces Jesús dice no se inquieten.

Crean, crean en mí y crean en mi Padre. La respuesta a esa situación a la que todos vivimos, todo ser humano cuando se nos mueve el piso, cuando no sabemos porque viene, y es Jesús que nos ofrece la Fe como confianza, “Crean en mí, apóyense en mí, recuéstense en mí, reclinen su corazón en el mío, como yo estoy confiado totalmente en el Padre”.

Melitón 1
Ese es el camino que nos ofrece, crean en mí y crean también en mi Padre.

Jesús menciona “La casa de mi Padre”, pensamos en el templo, la casa de Dios, pero los que conocen algo de la biblia sabemos que se refiere a la casa, lo que significa para nosotros el hogar, el lugar del amor, de la intimidad, compartir, que es mucho más que un edificio, es el lugar donde uno puede sentirse seguro, donde uno puede recostarse, reposar.

En la casa de mi Padre dice, hay muchos lugares muchos espacios, muchas habitaciones, Yo voy a prepararles un lugar, todo el camino de Jesús en la Pasión muerte y resurrección es para ir junto al Padre, y así prepararme un lugar. Un lugar junto a Él.

Hoy tengo un lugar en la casa de mi Padre, la parábola del hijo Prodigo es una de las más lindas del Evangelio, donde el Papá le recuerda a ese hijo que tiene un lugar siempre en su casa. En la mejor parte de la casa, el creía que su padre lo mandaría al fondo de la misma, pero no, fue el mejor lugar y con fiesta incluida. Ese es nuestro lugar, Jesús nos dio ese lugar.

Jesús es el verdadero hermano mayor, Él es Pastor, me lleva a la casa del Padre, Camino, Verdad y Vida. Él me lleva a la vida plena, la vida del amor, de sentirse querido, perdonado, abrazado por Dios.

No somos huérfanos, desheredados, somos hijos y miembros  de la familia de Dios y habitantes de su casa, desde ahora.

“Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”, Jesús nos muestra al Padre, nos guía hacia el Padre.

Melitón 2
Llevamos más de 50 días encerrados en nuestras casas, la miramos a la puerta con hambre por salir, pero pensemos en cuantas personas ni siquiera tienen eso, ni siquiera un techo, una familia, cuantas personas están solas sin amor y sin hogar, que bueno que sepamos nosotros y todas estas personas que tenemos un lugar en la casa del Padre.

Pienso en los hermanos que están detenidos en las unidades penitenciarias, tienen techo, tienen comida, tienen donde dormir, pero esa no es su casa, la casa es el lugar donde ustedes quisieran volver, para disfrutar del descanso, para sentirse libre. Yo me hago uno en ese deseo de volver a casa y ruego por ustedes, sin entrar para nada en la polémica que se abrió, nada que ver. Toda persona necesita del amor de su casa.

Cuantas personas no tienen un techo, un lugar donde volver, con ellos nos hacemos uno, porque también fuimos errantes, también nosotros estábamos escapados y él nos recibe, Jesús nos lleva a la casa del Padre. Ese es nuestro destino y todo por el Amor de Dios.

Por eso anhelamos la venida del Espíritu Santo que es el que va a llevarnos a renovar ese estar con Dios. No tenemos que pensar solamente en uno, desesperación por salir, no, tenemos que pensar en todos y queremos la vida para todos, dejémonos amar por Dios.

Dejemos que Jesús que es “Camino, Verdad y Vida” nos lleve, hace falta que alguien nos oriente, cuantas personas hoy nos están orientando a caminar bien para volver a la casa del Padre.

Dejémonos y ayudemos nosotros a buscar a Jesús, para hoy ir ya a la casa del Padre, para que un día podamos encontrarnos definitivamente con él.

Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida, en la casa de mi Padre hay lugar para todos.    

 

  

  

Te puede interesar