Mons. Chávez: Hoy nosotros debemos preguntarnos, ¿Cómo es mi fe?

RELIGION 16 de agosto de 2020 Por Vientos Tucumanos Noticias
El Obispo José Melitón Chávez, resaltó la fe de las personas que hacen sentir bien al otro, los que son dueños de una fe humilde.
obispo josé melitón chávez concepción iglesia
Mons. Melitón Chávez celebró la Misa en "La Casa del Clero"

“Mujer, ¡Qué grande es tu fe!”, parte del texto del evangelio de este domingo que reflexionó el Obispo Diocesano José Melitón Chávez, en la Misa que celebró desde la casa del clero en la ciudad de Concepción, Misa que fue trasmitida como cada domingo por la señal de Canal 5 Tucumán.  

Algunas reflexiones de la homilía:

El evangelio de este domingo nos muestra como esta mujer se acerca a Jesús y traspasa muchas barreras físicas, geográficas, culturales, religiosas, para acercarse a Jesús. Primero a los gritos y después más cerca, para expresarle desde su angustia, desesperación lo que ella necesitaba.

Pero también muchas veces nuestra fe nos lleva a dar gracias a Dios, por todo lo que recibimos de él, alabamos a Dios, exaltamos su nombre.

Muchas veces también alabamos, enaltecemos a una persona cuando le vemos alguna virtud, le decimos que buena persona que sos, que buen vecino, que tiene tal o cual servicio en la sociedad. Pero en este evangelio lo extraño es que quien alaba a otro, es Dios mismo. Jesús alaba a una persona, a una mujer con todo lo que significaba en esa época.

CLERO 1 Melitón Chávez celebro la Eucaristía en la "Casa del Clero" - Concepción  

Esta mujer que no se dejó ganar en ese mano a mano con Jesús, en ese dialogo, ella siguió insistiendo de una forma muy humilde y entonces Jesús se deja deslumbrar por la fe de esta persona, de una mujer, le dice “Mujer, ¡qué grande es tu fe!”

Esta mujer que no tenía grandes conocimientos de la fe, de la religión, allí en la pobreza, en la impotencia de esta mujer. Jesús dice “Mujer, ¡Qué grande es tu fe!”.

Seguramente nosotros tenemos una persona en la familia, en nuestra casa, con esta profesión de fe. Personas con fe humilde, si fe humilde, porque a veces parece que la podemos mezclar con alguna señal de autosuficiencia, de orgullo, de creérnosla nosotros. Sí, porque yo soy muy religioso decimos, y miramos por sobre el hombro al otro, porque nos creemos mejores cristianos, eso es lo que justamente Jesús deploraba y les decía de frente a aquellos que se creían mejores a los demás y los despreciaba. No, esa persona no es una persona creyente de verdad.

Siempre encontramos en nuestros ambientes personas con una fe humilde. Tenemos que alabar a estas personas, las personas que con su fe humilde, hacen que el otro se sienta mejor. La fe que piensa más en el otro que en uno mismo. Las mamás por lo general son las portadoras de esta fe humilde, porque saben implorar por sus propios hijos, como esta mujer que relata el evangelio.

CLERO
El Obispo impartió su Bendición por los niños y por las madres que piden por sus hijos  

Por eso hoy nosotros debemos preguntarnos, ¿Cómo es mi fe?, ¿es así de perseverante, así de humilde?, el Papa nos decía que de esta situación de pandemia, ¡ninguno va salir igual, sino salimos mejores, vamos a salir peores! Y salir mejor significa crecer en humanidad y como cristianos crecer en este sentido, es ser hijos de Dios, ser más hermanos, más humanos.

Salir peor de esta pandemia es salir con un cartel de religiosidad, pero pensando solamente en nosotros mismos y obrando imprudentemente con los otros.

Esta es la oportunidad para crecer y madurar en la fe. La fe que nos haga levantar este nivel de humanidad, de ser personas, ser hijos, ser hermanos. “Mujer, ¡Qué grande es tu fe!"

Te puede interesar