Hemos convertido la Navidad en un ámbito muy exclusivo y privado, de puertas hacia adentro

RELIGION 19 de diciembre de 2021 Por Vientos Tucumanos Noticias
En el cuarto y último domingo de Adviento, el Obispo José Antonio Díaz, habló del verdadero sentido de la Navidad.
Obispo b
No identifiquemos navidad, con fiesta de fin de año. La navidad es una fiesta de encuentro

El Adviento, nos abre las puertas a la celebración del misterio de la Navidad, del nacimiento de Jesús, un camino que Dios hizo hacia el encuentro con nosotros.

Es el encuentro no solo de Dios con la humanidad, es el encuentro de Jesús, de Gabriel que anuncia a María y es también el encuentro de María con su prima Isabel. La figura que aparece como descollante, es la figura de María, pero detrás de la figura de María esta Dios, que ha tomado la decisión de aproximarse a la humanidad, no solo una visita protocolar para charlar un poco, sino que se trata de una visita que cumple con la promesa que ya se había hecho a lo largo de la historia del pueblo de Israel.

De manera de que lo que está haciendo Dios es, en María que es parte del cumplimiento de lo que él mismo había ya anunciado anteriormente. Por lo tanto en María se cumplen las promesas de los profetas, de Juan el Bautista y, era la expectativa que tenia María y todas las mujeres de esa época.

La promesa de Dios se lleva a cabo en María mediando la Fe y aceptación de ella. No es mediante una imposición, Dios no nos quita la posibilidad de elegir,  ella acepta e incluso pregunta cómo se llevara a cabo ese anuncio, ya que ella no tenía relación con ningún hombre.

Obispo aMonseñor José Antonio Díaz, Obispo de la Diócesis de la Santísima Concepción 

Navidad

Contemplemos la visita de Dios a su pueblo, la visita de María a su prima y como es la misión, ese salir de nosotros mismos se convierte en una visita que es un anuncio. La evangelización es siempre una visita, es la visita gozosa de aquel que porta al salvador, de aquel que lleva el anuncio desde su fe, el anuncio del salvador, que está en medio de nosotros.

Por eso debe ser esta una navidad, misionera, solidaria, cercana, que visita especialmente a aquellos que más lo necesita.

Hemos convertido la navidad en un ámbito muy exclusivo, privado, de puertas hacia adentro y deberíamos pensar que fuera de nuestro hogar, hay gente que no la está pasando bien.  La navidad es una oportunidad para salir, para ir al encuentro de otros e incluso la posibilidad de invitar a alguien que está solo a compartir la mesa con nosotros.

No identifiquemos navidad, con fiesta de fin de año. La navidad es una fiesta de encuentro, una visita que Dios nos hace y es la visita que nosotros hacemos. Si Dios ya nos ha visitado como un gesto de amor, saliendo de sí mismo para encontrarse con nosotros, nos tenemos que preguntar de qué manera nosotros vamos a salir de nosotros mismos para ir al encuentro con los hermanos.

Vivamos esta navidad con gozo, con alegría, pero también con este espíritu misionero y solidario. Que María nos acompañe, para ser portadores de la esperanza.

 

Te puede interesar