"No es solamente una enseñanza tipo cátedra que la Iglesia tiene que hacer, debe ser con el ejemplo"

RELIGION 25 de mayo de 2020 Por Vientos Tucumanos Noticias
Mons. José Melitón Chávez, invitó a hacer proselitismo por Jesucristo y además habló de los asesinatos de Nancy Zelaya y Luis Espinoza. Mensaje para la prensa.
meliton 6
Mons. José Melitón Chávez - Obispo Diócesis de la Santísima Concepción

El Obispo José Melitón Chávez, no se guardó nada en la Homilía de la Ascensión del Señor. Le contamos algunos fragmento de la prédica del prelado.

Mons. José Melitón Chávez: La fiesta de la Ascensión del Señor, significa que el Señor ha sido resucitado, todo su ser, toda su persona, su alma, su cuerpo, todo ha sido glorificado y está ya para siempre junto al Padre. Eso es la Ascensión del señor.

Y ese triunfo del señor es también nuestro triunfo, esa victoria de Cristo su ascensión en cierta manera nos involucra a todos y todos subimos con Él, para estar junto al Padre.

Ya hemos empezado a resucitar con Él. Esto es lo que está contenido en el sacramento del bautismo, donde fuimos sumergidos en la muerte del señor para resucitar desde ahora a una vida nueva. Este misterio de la Pascua y de la Ascensión del Señor nos involucra a todos.

La alegría del Señor resucitado se convierte en esperanza nuestra, porque nosotros fuimos llamados plenamente a vivir esta realidad, y sabemos que con el mismo poder que Jesucristo resucitó y está a la derecha del Padre, ese mismo poder que es el Espíritu Santo, es el que obra en nosotros para que ya desde ahora llevemos una vida mejor.

Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, que eso es mucho más que un proselitismo, no es puro proselitismo, andar haciendo revelamientos y afiliando gente para Jesús, ¿cómo?, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, una referencia al sacramento del Bautismo.

Bautizar a la humanidad o rebautizar, ¿Qué significa?, sumergir a todo la humanidad en esta dimensión del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, bautizando y enseñando a vivir lo que Jesús vivió enseñando a vivir el evangelio, con el ejemplo en primer lugar, con el testimonio.

No es solamente una enseñanza tipo cátedra que la iglesia tiene que hacer, sino sobre todo con el ejemplo para llevar a la humanidad hacia Dios, para bañarla, sumergirla en el evangelio de Jesucristo.

meliton 5
La iglesia está llamada a llevar a la humanidad  a una verdadera grandeza, que no es la grandeza del poder, del tener, sino la grandeza de su sentimiento, que implica la sensibilidad para con los demás, la fraternidad, la solidaridad. Todo eso está contenido en esta fuerza que tiene la Ascensión del Señor.

La iglesia no es como se dice comúnmente, “Sálvese quien pueda”,  sino que la comunidad nunca quiere dejar afuera a nadie, está buscando quien anda por la orilla, quien va quedando atrás para poder animarlo, ayudarlo. Eso no solamente es proselitismo, eso es llevar la fuerza del amor a todos.

Hoy estamos festejando con alegría está fiesta de la Ascensión en medio de esta pandemia, que nos ha puesto en este trance de vivir la esperanza, porque lo que nos salva es eso, de lo contrario rápidamente nos vamos a la angustia, a la desesperación, y empezamos a renegar por esto, tenemos que cuidarnos, cuidar a todos hasta salir de este mal.

Esta semana en esta ciudad de Concepción, hace unos días amaneció asesinada de una forma cruel una mujer llamada Nancy, ella nos pertenece, te pertenece a vos, nos pertenece a nosotros, no podemos quedarnos con esos comentarios sarcásticos descomprometidos, inhumanos y por lo tanto no cristianos.

Hemos visto también a veces una prensa que se ensaña con esto, que no evita la exposición morbosa de fotos de imágenes de su pobre cuerpo destruido.

También en la jurisdicción de la Diócesis en la zona de Monteagudo, sucedió un crimen horrendo de este hombre llamado Luis, que ha sido asesinado con métodos de otra época y que no tendría que pertenecer a ninguna época. Falta de respeto y consideración por la vida de las personas. Las hermanas del convento del lugar están preocupadas por lo que vive todo el pueblo, tratando de llevar un consuelo.

Existe una manera de ascender y es, ser justos, pedir una justicia bien administrada sin discriminación, para estos dos casos, Nancy y Luis, son nuestros y no podemos ser indiferentes a estas realidades.

Nosotros iglesia de la Diócesis de Concepción ha perdido así de esta manera a dos miembros nuestros, forman parte como dice la palabra del cuerpo de Cristo, del cual yo también soy miembro.

Te puede interesar