"¡Somos para Dios un tesoro escondido! Seamos buenos o malos, creyentes o no, somos valiosos a los ojos de Dios"

RELIGION 27 de julio de 2020 Por Vientos Tucumanos Noticias
El Obispo Melitón Chávez presidio la Misa en la localidad de Santa Ana, en el día de los abuelos de Jesús, Santa Ana y San Joaquín.
Santa Ana obispo melitón misa
Mons. Melitón Chávez - Obispo de la Diócesis de la Santísima Concepción

Partes de la homilía de Mons. Melitón Chávez en el día de Santa Ana, patrona del lugar que lleva su nombre y donde presidio la Celebración Eucarística. Mensaje para los “Abuelos” en su día.

Desde la Parroquia de Santa Ana, en el día de San Joaquín y Santa Ana los padres de la Virgen María, es decir los abuelos de Jesús. Es por eso que también hoy (domingo) celebramos el día del abuelo.

Con todo lo que significa esa figura del abuelo y de la abuela en cada familia, podríamos decir que son ese soporte extra que tiene cada familia para salir adelante en todas las situaciones. Nos brindan el cariñó, la contención, la ternura y muchas veces también ayudan con su mismo trabajo a sacar adelante a toda la familia.

Santa Ana 2
Los abuelos también ayudan a mantener unida a la familia, brindando a la sociedad un ejemplo de unidad de saber estar al lado de los otros, son con los que uno siempre puede contar de verdad.

Siempre hacen falta personas que sepan estar al lado del otro, eso nos pide el evangelio, no borrarnos y mucho menos despreciar  y descomprometernos, esto no me toca a mí, “estar y amar” es una consigna para cualquier vecino, para docentes, dirigentes políticos, sociales, sin ningún interés.

Tenemos que aprender a estar y hacer todo el bien posible, “saber estar”, sin necesidad de fotos, de cámaras, o de publicar algún nombre por allí. Cuanta falta hace el saber estar al lado del otro, ese modelo de familia ampliada en toda nuestra sociedad.

Santa Ana
Jesús decía, “Dios había ocultado a los sabios y prudentes, aquellas personas que creen que lo saben todo y que nada tienen que aprender, que están por encima de los otros, ellos no pueden percibir esto”, Dios lo revelo para los pequeños, para los humildes, por eso les hablaba a través de comparaciones (parábolas), la de la semilla, del sembrador, el trigo y la cizaña, tomando ejemplo de la vida nos va mostrando eso hermoso que Dios tiene para entregarlo al mundo, que se llama “El Reino de los Cielos”.

Esto puede empezar acá en la tierra, que podemos empezar a vivir el Reino de los Cielos, este reino es encontrado por aquellos que lo buscan, aquellos que quieren realmente encontrarse con Dios y con lo que Dios quiere.

Por eso dice que ese Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido, antes la leyenda decía que había tesoros escondidos y de pronto la persona que estaba trabajando encontraba un tesoro, y ese tesoro lo deslumbra de tal manera que cuando se da cuenta de su valor, va vende todo lo que tiene y compra ese campo, porque él sabía que había encontrado. Se dejo cautivar por eso que compro, eso es el Reino de Dios.

Santa Ana 3
Aquella persona cuando lo encuentra es capaz de dejarlo todo, porque se enamora de ese tesoro, es algo hermoso, lindo que cautiva a aquel que lo encontró, al que se le manifestó, al que salió a su encuentro. Tenemos que querer buscarlo a Dios.

Es decir que cuando Dios sale a mi encuentro es porque Dios me ha encontrado, aunque sea difícil de entender, yo soy para Dios un tesoro escondido. Soy valioso a los ojos de Dios ¿podemos entender esto? Seamos buenos o malos, creyentes o no, somos valiosos a los ojos de Dios.

Santa Ana 4

Te puede interesar