Seguinos en nuestras redes sociales...         
Facebook_logo instagram twitter YOUTUBEee

Mons. Díaz nos invita a reflexionar sobre cuatro poderes: "El poder de Dios y la Vida, de Jesús para Sanar y Resucitar, de la Fe Autentica y el de la Generosidad"

El obispo de la Diócesis de la Santísima Concepción, Monseñor José Antonio Díaz, invito en su homilía a pedir al Sagrado Corazón de Jesús poder tener sus sentimientos y misericordia.

RELIGION 30 de junio de 2024 Vientos Tucumanos Noticias Vientos Tucumanos Noticias
Misa Obispo Catedral
Mons. José Antonio Díaz enfocó su homilía en cuatro poderes que nos ofrece la iglesia, para mejorar nuestra vida.

HOMILÍA COMPLETA DE MONS. JOSÉ ANTONIO DÍAZ: 

Contemplamos en estos textos que la Iglesia nos invita a reflexionar cuatro poderes que quisiera resaltar como a grosso modo porque sería muy extenso entrar en detalle.

El primer poder, el poder de Dios: que está vinculado con la obra de la creación. Dios ha creado todo y a todo le ha dado sustentabilidad, ha dado inicio a la vida y nosotros sabemos que la vida que brota de las manos de Dios está diseñada por Dios. Y con esto hacer relación al orden establecido por Dios, al orden natural, sobre el cual últimamente parecería ser ya no se puede hablar demasiado porque se interpreta como un pensamiento tomado por una idea religiosa.

Pero uno contemplando el orden natural y viendo su funcionamiento no tiene sino que sacar la conclusión de que hubo alguien que la diseñó inteligentemente y que la vida es un valor que está hecha para ser preservada, para ser guardada, valorada. Y digo esto también para poner en evidencia la cultura de la muerte que predomina en muchos ambientes, sobre todo en los ambientes de fuerte dominio imperial en algunos casos. Ciertos pensamientos ideológicos que ya no guardan respeto por la vida dicen guardar respeto por la ecología pero no respetan la vida humana.

Y prueba de eso es que uno de los negocios más grandes que hay en el mundo es la venta de armas, la violencia contenida que hay en las relaciones diplomáticas entre varios países que ponen en jaque la paz mundial y la vida a nivel mundial. Dios nos ha dado la vida para que nosotros la respetemos, la guardemos, la valoremos y enseñemos a otros a hacer lo mismo.

sagrado 2La celebración Eucarística fue presidida por el Obispo José Antonio Díaz, con la participación del Diacono José Frontini  

El segundo poder de Jesús para sanar y  resucitar: que aparece muy claramente en el Evangelio es el poder de Jesús en dos momentos particularmente a pesar de que la multitud que lo seguía a Jesús lo buscaba justamente por salud y por vida. Son dos términos que aparecen en el texto del Evangelio, buscan salud y buscan vida. Y Jesús en estas dos escenas aparece sanando a una mujer y resucitando a una niña. El poder de Jesús se muestra casi automático cuando esta mujer que estaba enferma desde hace mucho tiempo tiene el propósito de ir a tocar el manto de Jesús con la convicción de que con sólo tocar su manto quedaría curada. Y así sucede. Ese poder de Jesús habla a las claras de que la debilidad de Dios reside justamente en la fe de los más humildes, en esa fe auténtica que se acerca a Dios y activa un poder sobrenatural que hasta el mismo Jesús se da cuenta. Hay algo que ha sucedido, quien me ha tocado pregunta y los discípulos le dicen todo el mundo te está rodeando, te está tocando y vos preguntas quien te ha tocado.

Y él sigue buscando hasta que aparece esta mujer que se pone delante de él para decirle que era ella y él puede expresarle tu fe te ha salvado. 

sagrado 3Gran cantidad de jóvenes se consagraron al Sagrado Corazón de Jesús 

El poder de la fe también aparece en tercer lugar: en este hombre Jairo que va a buscar a Jesús y en esta mujer que busca al Señor. Esto tiene que representar un poco la religiosidad popular, quienes trabajamos en espacios de religiosidad popular en algún momento nos damos cuenta perfectamente que hay un espacio muy íntimo de relación entre el creyente y Dios, entre el creyente y la Virgen, entre el creyente y los santos, entre el creyente y la comunidad. Hay un espacio de vida, de relación, de fe que hace que mucha gente acuda con fe al poder de Dios. En esto ha habido y hay algunos excesos, pero sin duda me refiero a esta búsqueda un tanto fanática de encontrar el cura sanador o los ritos sanadores o cosas por el estilo que tienen que ser considerados oportunamente porque necesitamos también rectificar esa búsqueda.

Estamos más propensos a buscar los milagros de Dios que al Dios de los milagros. Tanto es así que cuando Dios no responde abandonamos a Dios, muchas veces nos enojamos con Dios. Pero el poder de la fe auténtica busca a Dios en primer lugar, respetando su voluntad que es lo que Jesús nos ha enseñado en el Padre Nuestro, antes que nada, que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo, que venga a nosotros tu reino. Ese poder de la fe rectifica por sí solo cuando es auténtica las intenciones de la persona que se acerca a Dios, se acerca a rezar, a una imagen, etc.

sagradoEste 30 de junio finalizó el mes del Sagrado Corazón de Jesús 

Y el cuarto poder que aparece claramente en estos textos es el poder de la generosidad, que lo dice Pablo a los cristianos de Corinto en su segunda carta, ya que ustedes se distinguen en todo, distínganse también en generosidad. Ya conocen la generosidad de Jesucristo que para enriquecernos con su pobreza se hizo pobre como uno de nosotros. Y él pone esta figura del Dios rico que se hace pobre, Dios rico por supuesto en valores espirituales, que se hace pobre dependiente de otros para poder enriquecernos con su pobreza. Él se acerca en condición humilde, no como el dueño, no como el imperio que viene y arrasa. Y aclara, no se trata de que ustedes sufran necesidad para que otros vivan en la abundancia, sino de que haya igualdad.

Algo que seguramente muchos pensadores en la historia se vieron inspirados en este texto y es bueno reflexionarlo porque también es cierto que las grandes diferencias socioeconómicas entre pocos que tienen mucho y muchos que tienen poco, amerita que lo reflexionemos. Y hubo varios intentos en la historia de la humanidad de igualar, pero no se iguala por ley, no se iguala por sistema político, por poder, se iguala por generosidad como dice Pablo. Pero eso se realiza sobre todo desde la conciencia. Un pueblo consciente de que debe compartir sus bienes con los más necesitados, si bien no resuelve totalmente los problemas, pero si los aminora bastante.

Y es un mensaje particular para nuestro país, para nuestra Argentina, que requiere de la generosidad de todos sus miembros. En un trance de nuestra historia que pareciera ser, se nos hace muy difícil abordarlo o transformarlo. Y estos cuatro poderes que aparecen vinculados con la vida, vinculados con el poder de Jesús para sanar, para salvar, para devolver la vida, para resucitar, el poder de la fe de esta mujer que activa el poder de Jesús casi automáticamente. Y este poder de la generosidad del que nos habla San Pablo, es muy interesante ponerlo en el corazón de Jesús al cabo de este mes que estamos culminando, para que Él nos enseñe cómo es ese poder del amor y de la misericordia, para que nosotros podamos reproducirlo y ponernos al servicio de los hermanos. Al terminar este mes, demos gracias a Dios por todos los beneficios que hemos recibido de parte del Sagrado Corazón y pidamos tener sus sentimientos de amor y misericordia.

Te puede interesar
Lo más visto